El sol se levanta. Resumen



Hemingway estuvo en el festival de San Fermín, en Pamplona, en 1923, siguiendo su pasión por la corrida de toros. Regresó en 1924, esta vez acompañado por John Dos Passos. En 1925 Hemingway vuelve a Pamplona con un grupo de norteamericanos y británicos. La intención de Hemingway había sido la de escribir un libro de no ficción sobre las corridas de toros, pero luego entendió que sus experiencias en el lugar le presentaban suficiente material para una novela. Así fue como empezó a escribir The sun also rises.

Hay una historia de amor entre Jake Barnes y la divorciada Lady Brett Ashley. Barnes es un periodista norteamericano que vive en París, mientras que Brett, con 2 divorcios y numerosos amoríos, personifica la nueva libertad sexual de los 20. El romance de Brett con Robert Cohn ocasiona que éste y Jake terminen su amistad. La seducción por parte de la mujer del matador de 19 años Romero provoca que Jake pierda su reputación entre los españoles en Pamplona. Jake juega al tenis con Robert Cohn,  y conoce a una prostituta:
She grinned and I saw why she made a point of not laughing. With her mouth closed she was a rather pretty girl. I paid for the saucers and we walked out to the street. I hailed a horse-cab and the driver pulled up at the curb. Settled back in the slow, smoothly rolling fiacre we moved up the Avenue de l'Opéra…

Entrevista a Ernest Hemingway



La entrevista a Ernest Hemingway tiene lugar después de 2 accidentes aéreos que el autor sufre cuando estaba en África. Un poquito sobre Carl Sandburg al final…

En 1954, mientras estaba en África, Hemingway casi pierde la vida en dos accidentes de avión sucesivos. Alquiló un vuelo turístico sobre el Congo belga como regalo de navidad para Mary (su esposa). En camino a fotografiar Murchison Falls desde el aire, el avión golpeó un poste abandonado y aterrizó de emergencia sobre abundante vegetación. Hemingway quedó herido en la cabeza, mientras que Mary se rompió dos costillas. Al día siguiente, tratando de llegar a la atención médica en Entebbe (Uganda), abordaron un segundo avión que explotó en el despegue, con Hemingway sufriendo quemaduras y hasta conmoción cerebral.
Meses más tarde, en Venecia, Mary informó a los amigos del alcance de las lesiones de Hemingway: dos discos fisurados, daños en el riñón e hígado, un hombro dislocado y un cráneo roto. Los accidentes pueden haber precipitado el deterioro físico que iba a seguir. Después de que el avión se estrellara, Hemingway, que había sido un alcohólico apenas controlado durante gran parte de su vida, bebió más que de costumbre para combatir el dolor de sus heridas.

Jews in New York City



Jews in New York City (judíos en la ciudad de Nueva York) aparecen mencionados al comienzo en The sun also rises, la novela de Ernest Hemingway. Al final una aclaración sobre los diferentes judíos

The first Jewish settlement in what became the United States was in Dutch New Amsterdam (1654), which is now known as New York City. Since then, Jews have settled in New York City in large numbers. As of 2014, there are 1.5 million Jews in New York City.
The number of Jews in New York City soared throughout the beginning of the 20th century and reached a peak of 2 million in the 1950s, when Jews constituted one-quarter of the city's population. New York City's Jewish population then began to decline because of low fertility rates and migration to suburbs and other states, particularly California and Florida. A new wave of Ashkenazi and Bukharian Jewish immigrants from the former Soviet Union began arriving in the 1980s and 1990s. Sephardic Jews, including Syrian Jews and other Jews of non-European origin, have also lived in New York City since the late 19th century. Many Jews, including the newer immigrants, have settled in Queens, south Brooklyn, and the Bronx, where at present most live in middle-class neighborhoods.

El sol también se levanta



Roberto Cohn aprendió a boxear, no porque le gustara sino para defenderse de los que lo despreciaban por ser judío. Del clásico de Hemingway: El sol también se levanta. Al final un poco de Carmel

Robert Cohn fue una vez campeón de boxeo de peso medio de Princeton. No crean que estoy muy impresionado por eso, pero significaba mucho para Cohn. No le importaba nada el boxeo, de hecho le disgustaba, pero lo aprendió dolorosamente para contrarrestar el sentimiento de inferioridad y timidez que había sentido al ser tratado como un judío en Princeton...
Robert Cohn era miembro, a través de su padre, de una de las familias judías más ricas de Nueva York, y a través de su madre de una de las más antiguas. En la escuela militar donde se preparó para Princeton, y jugó un muy buen final en el equipo de fútbol, nadie lo había hecho consciente de la raza. Nadie le había hecho sentir que era judío y, por lo tanto, diferente de los demás, hasta que fue a Princeton. Era un muchacho agradable, un muchacho amistoso, y muy tímido, y eso lo amargaba. Se desquitó con el boxeo, y salió de Princeton con la dolorosa conciencia de sí mismo y la nariz aplastada, y se casó con la primera chica que fue amable con él. Estuvo casado por cinco años, tuvo tres hijos, perdió la mayor parte de los cincuenta mil dólares que su padre le dejó, el saldo de la herencia le correspondió a su madre, haciéndolo poco atractivo bajo la infelicidad doméstica con una esposa rica. Y justo cuando se había decidido a abandonar a su mujer, ella lo dejó y se fue con un pintor de miniaturas...

The Sun Also Rises



The Sun Also Rises (El sol también se levanta) es una novela de 1926 del autor Ernest Hemingway sobre un grupo de norteamericanos y británicos que viajan de París al festival de San Fermín en Pamplona para ver las corridas de toros. Al final una aclaración sobre taken in hand

Robert Cohn was once middleweight boxing champion of Princeton. Do not think that I am very much impressed by that as a boxing title, but it meant a lot to Cohn. He cared nothing for boxing, in fact he disliked it, but he learned it painfully and thoroughly to counteract the feeling of inferiority and shyness he had felt on being treated as a Jew at Princeton. There was a certain inner comfort in knowing he could knock down anybody who was snooty to him, although, being very shy and a thoroughly nice boy, he never fought except in the gym. He was Spider Kelly's star pupil. Spider Kelly taught all his young gentlemen to box like featherweights, no matter whether they weighed one hundred and five or two hundred and five pounds. But it seemed to fit Cohn. He was really very fast. He was so good that Spider promptly overmatched him and got his nose permanently flattened. This increased Cohn's distaste for boxing, but it gave him a certain satisfaction of some strange sort, and it certainly improved his nose. In his last year at Princeton he read too much and took to wearing spectacles. I never met any one of his class who remembered him. They did not even remember that he was middleweight boxing champion.

Los gatos de Hemingway a salvo



Después del Huracán Irma


Muchos sintieron que los habitantes de la histórica casa de Hemingway, el autor de Adiós a las armas, debían marcharse para protegerse del huracán Irma ¿Habrá aguantado el vendaval? Al final algo sobre wreak havoc y topple y una entrevista a Dave Gonzales, curador del museo de Hemingway

Los gatos de Ernest Hemingway en su casa de Key West se reportaron como sanos y salvos después de que Irma causó un desastre en los Cayos de Florida en sábado.
Los 54 gatos están a salvo, declaró Dave Gonzales encargado de la casa-museo de Hemingway.
—Están acostumbrados a nuestras voces y a nuestros cuidados. Los amamos y ellos nos aman —dijo Gonzales. La casa es muy confortable para los gatos.
Gonzales dijo que los gatos eran conscientes que la tormenta se estaba aproximando, incluso algunos corrieron al interior.
El encargado contó que la electricidad, internet y el agua corriente fueron cortadas durante la tormenta, pero la propiedad tiene 3 generadores. El edificio soportó la fuerza destructiva de Irma, que tiró abajo árboles y cables de energía a lo largo de Florida.
Los gatos en el museo tienen el gen polydactyl en su DNA lo que los hace únicos con 6 dedos. Tienen nombres de personas famosas, algo que comenzó Hemingway cuando recibió por primera vez uno de estos felinos.

Permiso



La palabra del que sabe

 

Pido permiso para poner un poema de un salteño, Manuel J. Castilla, que amó su tierra y le cantó sus versos…

Esta tierra es hermosa.
Crece sobre mis ojos como una abierta claridad asombrada.
La nombro con las cosas que voy amando y que me duelen;
Montañas pensativas, lunas que se alzan sobre el chaco
Como una boca de horno de pan recién prendido,
Yuchanes de leyenda
En donde duermen indios y ríos esplendentes,
Gauchos envueltos en una gruesa cáscara de silencio
Y bejucos volcando su azulina inocencia.
Todo eso quiero.
Y hablo de contrapuntos encrespados
Y de lo que ellos para virilmente sangrientos
Cuando el vino en la muerte es un adiós morado.

Michael Cunningham



His "gift" for writing

Michael Cunningham es un escritor norteamericano. Cunningham es conocido por su novela The Hours, de 1998, la cual le ganó el premio Pulitzer por ficción. Al final algo sobre creative writing

Cunningham is a senior lecturer of creative writing at Yale University. He was born in Cincinnati, Ohio, and grew up in Pasadena, California. Cunningham studied English literature at Stanford University, where he earned his degree. Later, at the University of Iowa, he received a Michener Fellowship and was awarded a Master of Fine Arts degree from the Iowa Writers' Workshop. While studying at Iowa, Cunningham had short stories published in the Atlantic Monthly and the Paris Review. His short story White Angel was later used as a chapter in his novel A Home at the End of the World. It was included in "The Best American Short Stories, 1989", published by Houghton Mifflin.
The Hours established Cunningham as a major force in American writing, and his 2010 novel, By Nightfall, was also well received by American critics. Cunningham edited a book of poetry and prose by Walt Whitman, Laws for Creations, and co-wrote, with Susan Minot, a screenplay adapted from Minot's novel Evening.

El zoo de cristal



El zoo de cristal (The Glass Menagerie), obra de  Tennessee Williams, se estrenó en 1944. La obra tiene fuertes elementos auto biográficos. Al final algo sobre menagerie
 
La obra es presentada por Tom, el narrador y protagonista, basada en el recuerdo de su madre Amanda y su hermana Laura.
Amanda Wingfield, una antigua bella sureña, comparte un sucio apartamento de St. Louis con su hijo Tom, de unos veinte años, y su hermana ligeramente mayor, Laura. A pesar de que es una pragmática sobreviviente, Amanda anhela las comodidades y la admiración del pasado. Se preocupa especialmente por el futuro de su hija Laura, que sufre una cojera (efecto secundario de un brote de polio) y una tremenda inseguridad sobre el mundo exterior. Tom trabaja en una tienda de zapatos haciendo todo lo posible para mantener a la familia. Sobrevive al aburrimiento de la vida cotidiana y lucha para escribir, mientras que gran parte de su tiempo libre va al cine.
Amanda está obsesionada con encontrar un pretendiente para Laura, cuya incapacidad la ha llevado a abandonar el colegio y pasar mucho tiempo puliendo su colección de pequeños animales de cristal. Presionado por su madre, Tom invita a un conocido de trabajo, Jim, a una cena en casa.

They framed a fortune


Un hobby que les traería reconocimiento y dinero a una pareja, Clint y Alys Litchfield, durante la Gran Depresión. Un artículo de Mechanix Illustrated de la década de los ´50s

An anemic used-car business struggling to stay ahead of the waning depression in 1937 was Clint Litchfield´s main source of income when he and Alys were married. Clint´s side line of framing pictures was, from the profit standpoint, more of a hobby. As for Alys she was an ardent collector of old original color prints, the hand-colored kind, and books published in the days before modern lithography and linotype machines.
The used-car business occupied most of Clint’s time but the stack of rare prints became the basis for an idea “We wondered why we couldn´t mount and frame this antique art and sell it to collectors,” Alys said.