Resumen de Sherlock Holmes

Escándalo en Bohemia

Mientras que el doctor Watson, recientemente casado, visita a Sherlock Holmes, un visitante llega, presentándose como el conde Von Kramm, agente de un rico cliente. Sin embargo, Holmes deduce rápidamente que en realidad es Wilhelm von Ormstein, Gran Duque de Cassel-Felstein y heredero de Bohemia. Al verse descubierto, el hombre lo confiesa y se quita la máscara.
Cuenta que debe casarse con Clotilde Lothman von Saxe-Meiningen, joven princesa escandinava. Sin embargo, cinco años antes había tenido un romance con una cantante americana de ópera, Irene Adler, mientras era la prima donna de la ópera imperial de Varsovia. Desde entonces se ha retirado a Londres. Temeroso que la estricta familia de su novia se enterara de esto, y la unión fuera cancelada, había intentado recuperar las cartas y una fotografía de Adler y él mismo juntos, que le había enviado durante su relación como un símbolo. Los agentes del rey intentaron recuperar la fotografía por la fuerza en algunos casos, acudiendo al robo, robando su equipaje, y emboscándola. Una oferta para pagar por la fotografía y las cartas también fue rechazada. Con Adler amenazando con enviarlas a sus futuros suegros, que Von Ormstein presume es para evitar que se case con cualquier otra mujer, hace una visita de incógnito a Holmes para solicitar su ayuda en la recuperación de la fotografía.

La fotografía es descripta como de gabinete y por lo tanto demasiado abultada para que una señora la lleve sobre su persona. El rey le da £1,000 para cubrir cualquier costo, mientras señala que "daría una de sus provincias" para recuperar la fotografía. Holmes cita al doctor Watson a la calle Baker Street 221B a las 3 de la tarde siguiente.
Scandal in Bohemia
A Scandal in Bohemia
La mañana próxima, Holmes se dirige a la casa de Adler, disfrazado como un borracho. Se entera por los trabajadores del establo que Adler tiene un caballero amigo, el abogado Godfrey Norton de Inner Temple, quien la visita por lo menos una vez al día. En este día en particular, Norton viene a visitar a Adler, y más tarde, toma un taxi a la iglesia de St. Mónica en Edgware Road. Minutos después, la señora misma se sube a su carro, en dirección al mismo lugar. Holmes la sigue en un taxi. Al llegar es arrastrado a la iglesia para ser testigo de la boda de Norton y de Adler. Curiosamente, se retiran separados después de la ceremonia.
Mientras tanto, Watson ha estado esperando a Sherlock, y cuando finalmente llega, Sherlock se ríe. Le comenta lo divertido de la situación en la iglesia. También pregunta si Watson está dispuesto a participar en un plan para descubrir donde está oculta la foto en la casa de Adler. Watson asiente, y Holmes se disfraza de clérigo. El dúo se dirige a la casa de Adler.
Cuando Holmes y Watson llegan, un grupo de desempleados serpentean por la calle. Al llegar el coche de Adler, Holmes pone en marcha su plan. Una pelea se inicia entre los hombres en la calle para ver quien consigue ayudar a Adler. Holmes se lanza a la lucha para proteger a Adler, y aparentemente es golpeado y lastimado. Adler lo lleva al comedor, en donde Holmes le solicita que tenga la ventana abierta. Cuando Holmes levanta su mano, Watson reconoce la señal que habían arreglado y lanza un cohete. Mientras el humo sale del edificio, Watson grita "¡FUEGO!" Y el grito se repite en toda la calle.
Holmes se escurre de la casa de Adler y cuenta a Watson lo que vio. Como Holmes esperara, Adler se apresura a salvar su más preciado tesoro, la fotografía de ella y del rey. Holmes pudo ver que el cuadro estaba escondido en una hendidura detrás de un panel corredizo justo arriba de la campana derecha. No pudo robarlo en ese momento, pues el chofer lo estaba mirando. Explica todo esto a Watson antes de ser saludado por una joven que le parece familiar, quien se pierde en la muchedumbre.
La mañana siguiente, Holmes explica sus hallazgos al rey. Cuando Holmes, Watson, y el rey llegan a la casa de Adler, su sirviente les informa que ella ha salido precipitadamente para la estación de Charing Cross. Holmes se dirige al lugar donde se oculta la fotografía, encontrando una foto de Irene Adler en un vestido de noche y una carta fechada a la medianoche y dirigida a él. En la carta, Adler le dice a Holmes que hizo muy bien en encontrar la fotografía y engañarla con sus disfraces. También le revela que ella es la joven que lo saludara la noche anterior. Adler y Norton han huido de Inglaterra, pero Adler ha prometido que guardará la fotografía solamente como protección y no para utilizarla contra el rey.

El rey señala lo sorprendente que es Adler, “¿no habría sido una reina admirable? ¿No es una lástima que no estuviera a mi nivel?” Holmes contesta mordazmente que la señorita Adler está en un nivel muy diferente al del rey (queriendo decir superior, una implicación que el rey no entendió). Cuando le pregunta a Holmes cómo desea ser pagado, este solicita la fotografía de Adler. Holmes la guarda como recuerdo de la inteligencia de Irene Adler, y cómo el ingenio de una mujer pudo ganarle. (Traducción del ingles de Escándalo en Bohemia. Las aventuras de Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle.)

Comentario
Cuando leí ésta oración me detuve y volví a leer. Me pareció torpe, fuera de lugar y que no contribuía en nada a la composición de un libro tan interesante. Aquí está: 
“ … mientras Holmes, que odiaba toda forma de sociedad con toda su bohemia, permanecía en su casa en Baker Street, perdido entre sus libros, alternando semana a semana entre la cocaína y la ambición, el estupor de la droga, y la enorme energía de su propia naturaleza activa.”

Habrá más sobre esto: Sherlock Holmes drogadicto



Si querés comprar una casa antigua, 374 metros cuadrados, 11 habitaciones, 5 baños, y vivir a 3 cuadras de la plaza 9 de Julio, en Salta, Argentina, te vendo la casa de mis abuelos. Para más información ponéte en contacto conmigo al 0387-4719604