Un escándalo



Un escándalo, de Anton Chekhov, fue publicada en 1917 en el libro de cuentos The Lady With The Dog and Other Stories


Mashenka Pavletsky, una joven que acababa de terminar sus estudios en una escuela privada, retornaba de una caminata a la casa de los Kushkins, con quienes estaba viviendo como gobernanta, encontró la casa en un terrible alboroto. Mihailo, el portero quién le abrió la puerta, estaba nervioso y rojo como un cangrejo.


Gritos se escuchaban desde la parte de arriba.
“Madam Kushkin está en una crisis, o ha peleado con su esposo”, pensó Mashenka.
En el hall y en el corredor encontró las sirvientas. Una de ellas estaba llorando. Luego Mashenka vio, saliendo de su cuarto, al dueño de casa en persona, Nikolay Sergeitch, un pequeño hombre con una cara fofa y su calvicie, aunque no era viejo. Estaba rojo y temblaba en extremo. Pasó al lado de la gobernanta sin darse cuenta de ella, y levantando sus brazos exclamó:
— ¡Qué horrible! ¡Qué poco tacto! ¡Qué estúpido! ¡Qué bárbaro! ¡Abominable!

Mashenka fue a su habitación y, por primera vez en su vida, experimentó el sentimiento que es tan familiar a todas las personas en posiciones dependientes, que comen el pan de los ricos y poderosos, y no pueden hablar. Había una búsqueda en su cuarto. La señora de la casa, Fedosya Vassilyevna, una morruda y vulgar mujer con gruesas cejas, un apenas perceptible bigote y manos rojas, exactamente como una simple cocinera en cara y maneras, estaba parada, sin su gorro, en la mesa, volviendo a poner en el bolso de Mashenka ovillos de lana, pedazos de materiales, y papeles… Evidentemente el arribo de la gobernanta la tomó por sorpresa, ya que al ver el pálido rostro de la joven, se echó atrás y murmuró:
Pardon. Yo… accidentalmente…la manga se enganchó en él…
Y diciendo algo más Madam Kushkin agarró su larga pollera y salió. Mashenka miró alrededor con asombro, e incapaz de comprender, sin saber qué pensar, se encogió de hombros y se sintió desesperada. ¿Qué había estado buscando Fedosya Vassilyevna en su bolso? Si realmente había hecho caer el bolso ¿por qué Nikolay Sergeitch salió de su habitación tan nervioso? ¿Por qué estaba un cajón de la mesa medio abierto? La cajita en la que la gobernanta ponía diez kopecks y viejas estampillas estaba abierta. La habían abierto pero no supieron como cerrarla, aunque rayaron la cerradura. El armario con sus libros, las cosas en la mesa, la cama. Todo tenía trazos de haber sido inspeccionado. La canasta también. La tela había sido cuidadosamente doblada pero no en la forma en que lo había hecho Mashenka. La búsqueda había sido muy cuidadosa. Pero ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Qué había ocurrido? Mashenka recordó al nervioso portero, el bullicio general que todavía seguía, la llorosa sirviente. ¿No tenía todo conexión con la búsqueda que se había hecho en su cuarto? Mashenka se puso pálida y sintiéndose helada se desplomó sobre su canasta.
Una sirvienta entró en su habitación.
—Liza, ¿no sabes qué han estado buscando en mi habitación? —preguntó la gobernanta.
—La señora perdió un broche que vale una fortuna —contestó Liza.
—Sí, ¿pero por qué han estado buscando en mi habitación?
—Han inspeccionado todo. También buscaron entre mis cosas. Nos hicieron desnudar y nos examinaron… Dios sabe, señorita, que nunca me acerqué a su mesa de luz, y menos tocar su broche. Voy a decir lo mismo a la policía.
—Pero… ¿por qué han estado buscando aquí? —todavía se preguntó la gobernanta.
 —Se han robado un broche, le estoy diciendo. La señora ha inspeccionado todo ella misma. Registró a Mihailo, el portero, ella misma. ¡Qué vergüenza! Nikolay Sergeitch simplemente mira. Pero no necesita preocuparse, señorita. No encontraron nada aquí. No tiene nada que temer.
—Pero Liza. Es insultante —dijo Mashenka, indignada. — ¡Es tan bajo! ¿Con que derecho sospecha de mí e inspecciona mis cosas?... (Un escándalo, de Anton Chekhov. Traducción y adaptación propia.)

Artículos relacionados
Oysters, un pequeño mendigo frente a un restaurante.
Fat and Thin, cuento publicado en 1883.

Y si querés comprar revistas en inglés: True, Esquire, Mechanix Illustrated, Fields & Streams, Life y más, de la década de 1950, ponéte en contacto con nosotros