La golondrina



La continuación de El Príncipe Feliz. La golondrina pospone tanto su viaje que al final sucumbe al frío de Inglaterra. De la pluma de Oscar Wilde unos de los cuentos más lindos de la historia: The Happy Prince

—Me esperan en Egipto —dijo la golondrina —. Mis amigos están volando por el Nilo, y hablando con las grandes flores de loto. Pronto se irán a dormir en la tumba del gran rey. El rey está allí mismo en su ataúd pintado. Está envuelto en lino amarillo y embalsamado con especias. Alrededor de su cuello hay una cadena de jade verde pálido, y sus manos son como hojas marchitas.
—Golondrina, pequeña golondrina —dijo el príncipe — ¿no te quedarás conmigo una noche y serás mi mensajero? El niño tiene tanta sed, y la madre está tan triste.
—No creo que me gusten los chicos —respondió la golondrina —. El verano pasado, cuando me quedaba en el río, había dos muchachos groseros, los hijos del molinero, que siempre me lanzaban piedras. Nunca me golpearon, por supuesto, nosotros las golondrinas somos muy buenas para eso, y además, vengo de una familia famosa por su agilidad. Pero aun así, fue una falta de respeto.
Pero el príncipe parecía tan triste que la pequeña golondrina se arrepintió.
—Hace mucho frío aquí —dijo —. Pero me quedaré contigo una noche, y seré tu mensajero.
—Gracias, pequeña golondrina —dijo el príncipe.
Así que la golondrina cogió el gran rubí de la espada del príncipe, y voló lejos con él en su pico sobre los tejados de la ciudad.

Pasó junto a la torre de la catedral, donde se esculpieron los ángeles de mármol blanco. Pasó por el palacio y oyó el sonido del baile. Una muchacha hermosa salió al balcón con su amante.
— ¡Cuán maravillosas son las estrellas —le dijo —y cuán maravilloso es el poder del amor!
—Espero que mi vestido esté listo a tiempo para el baile —contestó ella—. He ordenado que se borden flores de pasión, pero las costureras son tan perezosas.
Pasó sobre el río y vio las linternas colgando de los mástiles de las naves. Pasó por encima del gueto y vio a los viejos judíos negociando unos con otros y pesando dinero en balanzas de cobre. Por fin llegó a la pobre casa y miró adentro. El muchacho se estaba echando febrilmente sobre su cama, y ​​la madre se había dormido, estaba tan cansada. Saltó, y puso el gran rubí sobre la mesa junto al dedal de la mujer. Luego voló suavemente alrededor de la cama, abanicando la frente del muchacho con sus alas.
—Qué frío me siento —dijo el niño —debo estar mejor.
Y se hundió en un sueño delicioso.
Entonces la golondrina regresó volando al príncipe feliz, y le contó lo que había hecho.
—Es curioso —observó —pero ahora me siento muy caliente, aunque hace tanto frío.
—Eso es porque has hecho una buena acción —dijo el príncipe.
Y la pequeña golondrina comenzó a pensar, y luego se durmió. Pensar siempre lo ponía somnoliento.
Cuando amaneció, voló al río y se bañó.
— ¡Qué fenómeno tan notable! —dijo el profesor de ornitología cuando pasaba por encima del puente—. ¡Una golondrina en invierno! Y escribió una larga carta al respecto al periódico local. Cada uno lo citó, estaba lleno de tantas palabras que no pudieron entender.
—Esta noche voy a Egipto –dijo la golondrina, y estaba de buen humor ante la perspectiva. Visitó todos los monumentos públicos y se sentó durante mucho tiempo encima del campanario de la iglesia. Dondequiera que iba, los gorriones gorjearon y se dijeron unos a otros:
— ¡Qué extranjero tan distinguido!
Así que disfrutó mucho. Cuando la luna subió voló de regreso al príncipe feliz.
— ¿Tiene alguna comisión para Egipto? —exclamó.
—Golondrina, golondrina —dijo el príncipe — ¿no te quedarás conmigo una noche más?
—Me esperan en Egipto —respondió la golondrina —. Mañana mis amigos volarán hasta la segunda catarata. El caballo del río se tumba allí entre los juncos, y sobre un gran trono de granito se sienta el Dios Memnon. Toda la noche vigila las estrellas, y cuando la estrella de la mañana brilla, emite un grito de alegría, y luego se calla. Al mediodía los leones amarillos bajan al borde del agua para beber. Tienen los ojos como verdes esmeraldas, y sus rugidos son más ruidosos que el rugido de la catarata…
—Tráeme las dos cosas más preciosas de la ciudad —ordenó Dios a uno de sus ángeles, y el ángel le trajo el corazón de acero y el pájaro muerto.
—Has elegido bien —dijo Dios —porque en mi jardín del paraíso este pequeño pájaro cantará por siempre… (The Happy Prince, de Oscar Wilde. Traducción y adaptación propia)

Comentario
¡Todas las estrellas para Oscar Wilde! Excelente cuento para leer con la clase o en la privacidad del hogar.
 Artículos relacionados
Para saber
En la mitología griega Memnon fue un rey etíope e hijo de Tithonus y Eos. Como guerrero fue considerado casi tan fuerte como Aquiles. Durante la guerra de Troya, llevó un ejército para defender la ciudad.