El maniático



G. K. Chesterton, en Ortodoxia, sigue razonando sobre la confianza en sí mismo y la posición de uno y otro bando. Al final una pequeña aclaración sobre Hanwell y Joanna Southcote, y skinning a cat.

La gente mundana no entiende ni siquiera el mundo. Se basan en unas pocas máximas cínicas que no son ciertas. Una vez recuerdo haber caminado con un próspero editor, que hizo una observación que había escuchado a menudo antes. Es, de hecho, casi un lema del mundo moderno. Sin embargo, lo había oído con demasiada frecuencia, y vi repentinamente que no había nada en él. El editor dijo de alguien:
—Ese hombre va a seguir adelante, él cree en sí mismo.
Y recuerdo que mientras levantaba mi cabeza para escuchar, alcancé a ver un ómnibus en el que estaba escrito "Hanwell". Le dije:
— ¿Quieres que te diga dónde están los hombres que creen más en sí mismos?, porque puedo decirte que conozco a hombres que creen en ellos más colosalmente que Napoleón o César... Los hombres que realmente creen en sí mismos están todos en asilos de lunáticos. Dijo con suavidad que había muchos hombres que creían en sí mismos y que no estaban en asilos de lunáticos.
—Sí, hay —repliqué —y tú de todos los hombres debes conocerlos... Ese poeta borracho del que no tomarías una triste tragedia, creía en sí mismo... Ese ministro anciano con una epopeya de la que te escondías en una habitación de atrás, él creía en sí mismo Si consultaras tu experiencia de negocios en lugar de tu fea filosofía individualista, sabrías que creer en ti mismo es uno de los signos más comunes de un bastardo... La autoconfianza completa no es meramente un pecado. Creer en sí mismo es una creencia histérica y supersticiosa como creer en Joanna Southcote: el hombre que tiene esto tiene "Hanwell" escrito en su rostro tan claro como está escrito en ese ómnibus.

Y a todo esto mi amigo el editor hizo esta respuesta muy profunda y efectiva:
—Bueno, si un hombre no debe creer en sí mismo, ¿en qué debe creer?
Después de una larga pausa, le respondí:
—Volveré a casa y escribiré un libro en respuesta a esa pregunta.
Este es el libro que he escrito en respuesta a él.
Pero creo que este libro bien puede empezar donde empezó nuestro argumento... en el barrio de la locura. Los maestros modernos de la ciencia están muy impresionados con la necesidad de comenzar toda investigación con un hecho. Los antiguos maestros de la religión estaban igualmente impresionados con esa necesidad. Comenzaron con el hecho del pecado, un hecho tan práctico como las papas. Si se podía lavar o no a un hombre en aguas milagrosas, no cabía duda de que él quisiera lavarse. Pero ciertos líderes religiosos de Londres, no simples materialistas, han comenzado en nuestros días a no negar el agua altamente discutible, sino a negar la suciedad indiscutible. Ciertos nuevos teólogos cuestionan el pecado original, que es la única parte de la teología cristiana que puede ser realmente probada. Algunos seguidores del Reverendo R.J. Campbell, en su espiritualidad casi demasiado exigente, admiten la divinidad del no pecado, que no pueden ver incluso en sus sueños. Pero esencialmente niegan el pecado humano, que pueden ver en la calle. Los santos más fuertes y los más fuertes escépticos por igual tomaron el mal positivo como punto de partida de sus argumentos. Si es verdad (como ciertamente lo es) que un hombre puede sentir una felicidad exquisita al resolver un problema, entonces el filósofo religioso sólo puede sacar una de dos deducciones. Debe negar la existencia de Dios, como hacen todos los ateos, o debe negar la unión actual entre Dios y el hombre, como hacen todos los cristianos. Los nuevos teólogos parecen pensar que es una solución altamente racionalista para negar el problema… (Chapter 2, The Maniac, Orthodoxy, G. K. Chesterton)

Para saber
Hanwell (/ˈhænwɛl/) es una ciudad en la municipalidad de Londres en Ealing.
Joanna Southcott (or Southcote) (1750 –1814), fue una religiosa profeta, como ella se describía. Nacida en Taleford, Inglaterra.
If it be true (as it certainly is) that a man can feel exquisite happiness in skinning a cat, then the religious philosopher can only draw one of two deductions…
Skinning a cat equivaldría a solucionar un problema, como que hay diferentes formas en solucionar algo.
Rev. Dr. Reginald John Campbell (1867 – 1956), clérigo británico popular como predicador en City Temple y exponente del movimiento “The New Theology” de 1907.
Artículos relacionados

Si te gustó esto compartílo con tus amigos