Rebecca West

La vida de la autora, Rebecca West, es imperdible así como un ejemplo para miles de jovencitas que quieren estudiar y tener un pensamiento propio. Trabajó en los diarios más conocidos de su época, fue amiga de escritores y artistas y testigo de casos extraordinarios de su época.

Rebecca West (1892 - 1983) fue una autora británica, periodista, crítica literaria, y escritora de viajes. West escribió críticas para periódicos y fue corresponsal para The Bookman.  Sus obras más importantes incluyen Black Lamb and Grey Falcon, sobre la historia de Yugoslavia; A Train of Powder, su cobertura de los juicios de Nuremberg; The Meaning of Treason, un estudio del juicio del fascista William Joyce; The Return of the Soldier, una novela sobre la primera guerra Mundial; y las novelas autobiográficas The Fountain Overflows, This Real Night, y Cousin Rosamund.

Biografía
Rebecca West nació en 1892 en Kerry y creció en un hogar lleno de estimulación intelectual, debates políticos, compañía animada, libros y música. Su madre, Isabella, fue una aventajada pianista; y su padre, Charles, un periodista, que abandonó a su familia cuando Rebecca tenía solo ocho años.
El resto de la familia se mudó a Edinburgh, Scotland, donde fue educada en George Watson's Ladies College. West tuvo que abandonar la escuela en 1907 debido a la tuberculosis y no recibió ninguna formación académica después de los 16, debido a la falta de dinero.

Rebecca tuvo dos hermanas mayores, Letitia y Winifred. Ella y Letitia participaron en el movimiento a favor del sufragio de las mujeres, llegando a tomar parte de manifestaciones callejeras.
En 1912 West acusó al famoso escritor H.G.Wells de ser “el viejo solterón entre los novelistas” en una provocativa crítica a su novela Marriage. La crítica atrajo el interés de Wells y una invitación a almorzar. Los dos escritores se hicieron amantes a finales de 1913. Su aventura de 10 años produjo un hijo, Anthony West, nacido en 1914.
Se dice que West también tuvo un affaire con Charlie Chaplin y el magnate de los periódicos Lord Beaverbrook.

Los primeros años
West estableció su reputación como feminista y socialista con ensayos en varios diarios y revistas. George Bernad Shaw dijo “Rebecca podía manejar la lapicera tan brillantemente como yo y era mucho más salvaje.”  En la década de 1920 West comenzó su hábito de toda la vida de visitar Estados Unidos para dar charlas, encontrarse con artistas, y participar de la vida política. Allí se hizo amiga de Allen Dulles, fundador de la CIA; Charlie Chaplin, Harold Ross del New Yorker, y Arthur Schlesinger, entre algunas figuras de su época. En 1948 el presidente Truman la premió con el Women's Press Club Award for Journalism, llamándola la mejor reportera del mundo.
En 1930 se casó con un banquero. Sus escritos le trajeron considerable dinero. Durante la segunda guerra mundial West albergó a refugiados yugoslavos en su casa.

Política
West creció en un ambiente lleno de debates sobre la política mundial. Su padre fue un periodista envuelto en temas controversiales. Trajo a casa a revolucionarios rusos y a otros activistas políticos, y sus discusiones ayudaron a formar la sensibilidad de West, que tomó forma en novelas como The Birds Fall Down, en la Rusia de la pre-revolución. Pero el evento crucial que moldeó su visión fue el caso Dreyfus. La impresionable Rebecca aprendió desde niña cuan fuerte era la voluntad de perseguir a las minorías y a someter a los individuos a sospechas poco razonables basadas en evidencias endebles o locura de masas. West tenía un entendimiento profundo de la psicología política, de cómo los movimientos se sostenían basados en la necesidad de creer en un conjunto de valores, aun cuando contradecían la realidad.
Aunque era una feminista militante y publicó la vida de Emmeline Pankhurst, West también criticó las tácticas de la hija de Pankhurst. El primer test para la escritora fue el de la revolución bolchevique. Gente de la izquierda lo consideró como el comienzo de una nueva era y el fin de los crímenes del capitalismo. West se consideraba de izquierda pero para ella la revolución y los revolucionarios eran sospechosos. Aun antes que tomaran el poder los bolcheviques, West expresó sus dudas que los eventos de Rusia sirvieran en Inglaterra o en otras partes del mundo.

Artículos relacionados
Recursos
Meet Rebecca West, “she was able to go wherever her imagination took her”, explains West´s great-niece.