El guardián en el centeno



Resumen 

 

El guardián en el centeno (The Catcher in the Rye) es una novela de 1951, de J. D. Salinger. Una novela controversial, originalmente publicada para adultos, ha llegado a convertirse en popular con lectores adolescentes por sus temas de angustia y alienación. Ha sido traducida a casi todos los idiomas del mundo. Casi un millón de copias son vendidas cada año. El protagonista de la novela, Holden Caulfield, se convirtió en un ícono de la rebelión adolescente. La novela también trata temas como la inocencia, la identidad, el pertenecer, la pérdida y la conexión.

Esta es la historia de Holden Caulfield. Acaba de ser expulsado de su escuela. Proviene de una familia adinerada con un padre abogado, una madre entrometida, un hermano que es escritor en Hollywood, otro hermano que murió y una hermana inteligente.
Holden odia a los falsos, que es básicamente todo tipo de persona que lo molesta. Y así deja Pencey (su colegio) odiando a la mayoría.
No puede irse a casa porque no quiere decirles a sus padres que fue expulsado, entonces decide ir a Nueva York. En Nueva York, se queda en un hotel y conoce a más falsos. Toma un taxi a varios bares donde conoce a más falsos. Se encuentra con una antigua novia, pero la asusta con sus planes de huir.
Finalmente se va a casa, pero decide solo ver a su hermana, sin que se enteren los demás. Ella lo extraña, desafortunadamente, no puede quedarse mucho tiempo y visita a un viejo profesor suyo.

El maestro le presta una cama y le da consejos sobre la vida. Cuando se le pregunta qué quiere ser cuando crezca, Holden dice que quiere ver a los niños jugar en un campo de centeno y vigilarlos para que no caigan del borde del campo. Holden se duerme, pero se despierta y descubre que el profesor le está dando una palmadita en la cabeza. Holden se asusta y duerme en una terminal.
Piensa en huir, pero quiere ver a su hermana una vez más. Pasan el día juntos y mientras ella está en el carrusel, decide no huir.
Una gran parte de la frustración que Holden expresa es lo que los jóvenes a menudo experimentan. Sus opiniones del mundo son honestas. Él es extremadamente negativo y prácticamente se irrita por todo.

Para saber
The Catcher in the Rye está narrada en un estilo subjetivo, desde el punto de vista de Holden Caulfield, siguiendo sus procesos de pensamientos. Hay un fluir en la aparente desconexión de ideas y episodios, por ejemplo, cuando Holden se sienta en una silla en su dormitorio, eventos menores, como recoger un libro o mirar una mesa, desencadenan discusiones sobre experiencias.

Citas
No moldean más en Pencey que en otras escuelas y no conocí a nadie allí que fuera esplendido. Tal vez dos tipos y probablemente ya venían a Pencey así…

—La vida es un juego, chico. Es un juego que uno juega de acuerdo a las reglas.
—Sí, señor. Lo sé.
Juego, mi trasero. Si estás del lado donde están todos los buenos, entonces es un juego.

Soy una especie de ateo. Me gusta Jesús y todo, pero no me preocupa demasiado lo otro de la biblia. Los discípulos, por ejemplo. Me molestan. Estuvieron bien después de la muerte, pero mientras vivía eran tan útiles como un agujero en la cabeza…

Artículos relacionados

Otro clásico imperdible del siglo 20: USA, de John Dos Passos.