The Heart is a Lonely Hunter



The Heart is a Lonely Hunter (1940) es la primer novela de la autora norteamericana Carson McCullers. La autora tenía 23 años al momento de la publicación de la obra. The Heart is a Lonely Hunter explora la soledad espiritual de inadaptados y parias en un pequeño pueblo en el sur de los Estados Unidos. Al final: la comida sureña.

En el pueblo había dos mudos, y siempre estaban juntos. Temprano cada mañana salían de la casa donde vivían y caminaban codo a codo por la calle al trabajo. Los dos amigos eran muy diferentes. El que siempre abría el paso era un obeso y soñador griego. En el verano vestía una amarilla o verde remera acomodada descuidadamente en sus pantalones al frente y colgando suelta detrás. Cuando estaba más frío vestía sobre la remera un suéter gris sin forma. Su cara era redonda y aceitosa, con párpados medio cerrados y labios que se curvaban en una gentil y estúpida sonrisa. El otro mudo era alto. Sus ojos tenían una expresión rápida e inteligente. Siempre vestía inmaculado y muy sobriamente.

Cada mañana caminaban silenciosamente juntos hasta que llegaban a la calle principal del pueblo. Luego, cuando arribaban a cierto negocio de frutas y caramelos, hacían una pausa por un momento en la vereda. El griego, Spiros Antonapoulos, trabajaba para su primo, que era el dueño de esta caramelería. Su trabajo era hacer caramelos y dulces, desempacar la fruta y mantener el lugar limpio. El flaco mudo, John Singer, casi siempre ponía su mano en el brazo de su amigo y miraba por un momento en su rostro antes de dejarlo. Luego, después de su saludo, Singer cruzaba la calle y caminaba solo a la joyería donde trabajaba como grabador de objetos de plata.
Al cerrar la tarde los amigos se encontraban nuevamente. Singer volvía a la caramelería y esperaba que Antonapoulos estuviera listo para marcharse. El griego desempacaba lentamente una caja de duraznos o melones o tal vez miraba el gracioso papel en la cocina detrás del negocio donde cocinaba. Antes de su partida, Antonapoulos siempre abría una bolsa de papel que mantenía escondida durante el día en una de las alacenas de la cocina. Dentro de ella estaban guardados varios bocadillos, un pedazo de fruta, caramelos o la parte final de un embutido. Usualmente antes de salir, Antonapoulos caminaba gentilmente hacia la alacena de vidrio al frente del negocio donde se mantenía algo de carne y queso. Abría la parte de atrás y su gorda mano buscaba amorosamente algo exquisito que había guardado en el interior. Algunas veces su primo, que era el dueño, no lo veía. Pero si lo notaba lo fulminaba con su mirada, con una advertencia en su cara pálida y pequeña. Con tristeza Antonapoulos movía el bocado de una esquina a otra. En estos momentos Singer se paraba bien erecto con las manos en los bolsillos y miraba en otra dirección. No le gustaba ver esta pequeña escena entre los griegos. Porque, además de beber y un cierto solitario placer secreto, lo que Antonapoulos amaba más en el mundo era comer… (The Heart is a Lonely Hunter, de Carson McCullers. Traducción propia.)
Typical Southern Breakfast: grits, eggs, bacon and toast.
Typical Southern Breakfast: grits, eggs, bacon and toast.

¿Cuáles considerarías comidas favoritas de Georgia?
“Sería pollo frito, okra, calabazas, frijoles blancos, porotos negros, pan de maíz, etc. El pollo frito, los porotos negros y okra se originaron en África, y los adoptamos en los días de la esclavitud.
Otras comidas tradicionales serían el asado (en la variedad de cerdo, en su mayoría), el estofado Brunswick (basado en el tomate, la variedad sureña), y productos del mar.
Artículos relacionados

Tus comentarios son siempre bienvenidos.