Juana Eyre

Juana Eyre no comparte con su tía y sus primos y busca un refugio solitario. Del clásico de Charlotte Bronte, Jane Eyre.

... Una cocina conectaba a la sala. Me retiré allí. Contenía una estantería con libros y pronto me hice de un volumen, teniendo cuidado que tuviera imágenes. Monté en el borde de la ventana, recogiendo los pies...
-¡Bu! ¡Señora tonta! –se escuchó la voz de John Reed, luego una pausa: se encontró con la habitación aparentemente vacía.
-¡Dónde diablos está! –continuó diciendo -¡Lizzy! ¡Georgy! -llamando a sus hermanas - Joan no está aquí. ¡Díganle a mamá que se escapó en medio de la lluvia!
-Bien que corrí la cortina –pensé.- Y deseé fervientemente que no descubriera mi escondite…
-Está en la ventana, tonto.
Y salí de inmediato, pues temblé ante la idea de ser arrastrada por él.
-¿Qué quieres? –pregunté -con desconfianza e incómoda.
-Di:"¿Qué quiere, amo Reed?" -fue la respuesta.- Quiero que vengas aquí. Y sentándose en un sillón, dio a entender con un gesto que debía pararme delante de él.
John Reed era un escolar de catorce años de edad, cuatro años mayor que yo, pues yo tenía diez. Era grande y fuerte para su edad, con una piel sucia y malsana; rasgos gruesos en un amplio rostro, extremidades pesadas y largas...

... sin hablar, golpeó repentinamente y con fuerza. Me tambaleé, y recuperando mi equilibrio me retiré unos pasos atrás.
-¡Esto es por tu imprudencia al responder a mamá hace un rato –dijo -y por esconderte detrás de las cortinas, y por la forma en que me miraste hace dos minutos, rata!
Acostumbrado al abuso de John Reed, nunca se me atravesó responderle. Mi preocupación era como soportar el golpe que seguiría al insulto.
-¿Qué estabas haciendo detrás de la cortina? -preguntó.
-Estaba leyendo.
-Muéstrame el libro.
Volví a la ventana a recogerlo.
-No tienes derecho a tomar nuestros libros. Eres una empleada, como dice mamá. No tienes dinero. Tu papá no te dejó nada. Deberías  mendigar y no vivir aquí con los niños de caballeros como nosotros, y comer las mismas comidas que nosotros, y vestirte a costa de nuestra madre. Ahora te voy a enseñar a revolver mi biblioteca, porque ellos son míos. Toda la casa me pertenece, o me pertenecerá en unos pocos años. Ve a pararte al lado de la puerta, lejos del espejo y las ventanas.
Así lo hice, sin tomar conciencia de sus intenciones. Pero cuando lo vi levantar el libro y ponerse de pie para lanzarlo, instintivamente me corrí con un grito de alarma. No lo suficientemente pronto, sin embargo, pues el volumen fue arrojado, me golpeó y me caí, golpeando la cabeza contra la puerta y cortándome… (Párrafos de Jane Eyre, de Charlotte Bronte)

Nombres
Para los que gustan de nombres extranjeros aquí algunos que aparecen en Jane Eyre:
Robert, Maria, Helen, Bertha Antoinetta, Adele, Alice, Leah, Blanche, Mary, Richard, Grace, St. John, Diana, Rosamond.
Sugeridos
Aquí algunos nombres sugeridos para los hijos:
Adele Banegas o Blanche Pequeño, por ejemplo.
Adele: supuesta hija del señor Rochester.
Blanche: socialité que es cortejada por el señor Rochester.
Grace: la enfermera de Bertha.
Temas
La moral, la religión, las clases sociales, las relaciones entre géneros, el amor, el feminismo, el perdón, la búsqueda de un hogar, la expiación.
Artículos relacionados
Recursos
Jane Eyre, para escuchar la novela.


Clásicos para leer en la soledad de tu hogar o con los alumnos, en clase. Mandános tus sugerencias.