La autobiografía de J. G. Ballard



Al despertarse B comprobó que todos habían desaparecido. El final del cuento de J. G. Ballard, The Autobiography of J. G. Ballard. Unas notas sobre Fleet Street y Calais al final.

Al despertar una mañana, B se sorprendió al ver que Shepperton estaba desierta. Entró en la cocina a las nueve, molesto al comprobar que ni su correo ni los diarios habían sido entregados, y que un corte de luz le impedía preparar su desayuno. Pasó una hora mirando el derretido hielo que goteaba de su refrigerador, y luego fue a la puerta de al lado a quejarse a su vecino…
B pasó una mala noche, con la radio muda al lado de su cama. Pero cuando despertó a otra mañana luminosa su confianza volvió. Después de una duda inicial, se sintió aliviado al ver que Shepperton todavía estaba desierta. La comida dentro de su refrigerador había comenzado a pudrirse. Necesitaba provisiones frescas y un medio para cocinar por sí mismo. Manejó a Shepperton, rompió una ventana del supermercado y recogió varios cartones de carne enlatada y verduras, arroz y azúcar. En la ferretería, encontró una cocina de parafina, y la llevó a casa con una lata de combustible. El agua ya no fluía en la red, pero estimaba que el contenido de la cisterna le duraría una semana o más. Otras incursiones a las tiendas locales le proporcionaron un suministro de velas, linternas y baterías.

En la semana siguiente, B hizo varias expediciones a Londres. Regresó a las casas y pisos de sus amigos, pero los encontró vacíos. Entró en Scotland Yard y las oficinas de periódicos en Fleet Street, con la esperanza de encontrar alguna explicación para la desaparición de toda una población. Por último, entró a las Cámaras del Parlamento, y permaneció en la silenciosa cámara de debates de los Comunes, respirando el aire rancio. Sin embargo, no había la menor explicación en ninguna parte de lo que había ocurrido. En las calles de la ciudad, no vio ningún gato ni perro. Fue sólo cuando visitó el zoológico de Londres que encontró que los pájaros todavía se mantenían dentro de sus jaulas. Parecían encantados de ver a B, pero volaron con gritos de hambre cuando abrió los barrotes.
Así que al menos tenía una especie de compañía. Durante el mes siguiente, y durante todo el verano, B continuó sus preparativos para la supervivencia. Condujo hasta el norte, hasta Birmingham, sin ver un alma. Luego se dirigió a la costa sur y siguió el camino de Brighton a Dover. De pie sobre los acantilados, contempló la lejana costa de Francia. En el puerto, eligió una lancha con un tanque lleno de combustible y salió a través del mar tranquilo, ahora libre de las embarcaciones de recreo habituales, petroleros y transbordadores. En Calais, vagó durante una hora por las calles desiertas y en las tiendas silenciosas escuchó en vano a los teléfonos que no sonaban. Luego volvió sobre sus pasos hasta el puerto y regresó a Inglaterra.
Cuando el verano fue seguido por un otoño suave, B había establecido una existencia agradable y cómoda para sí. Tenía abundantes existencias de conservas de comida, combustible y agua para sobrevivir al invierno. El río estaba cerca, claro y libre de toda contaminación, y la nafta era fácil de obtener, en cantidades ilimitadas, desde las estaciones de servicio y los coches estacionados. En la comisaría local, reunió un pequeño arsenal de pistolas y carabinas, para hacer frente a cualquier amenaza inesperada que pudiera aparecer.
Pero sus únicos visitantes eran los pájaros, y arrojaba puñados de arroz y semillas en su césped y en los de sus vecinos anteriores. Ya había empezado a olvidarlos, y Shepperton pronto se convirtió en un aviario extraordinario, lleno de aves de todas las especies.
Así, el año terminó pacíficamente, y B estaba listo para comenzar su verdadero trabajo. (La autobiografía de J. G. Ballard)

Para saber
Fleet Street es una calle principal en Londres. Corre de oeste a este desde Temple Bar en el límite con Westminster hasta Ludgate Circus en London Wall y el río Fleet. Fue una ruta importante desde la época de los romanos por lo que se establecieron muchos negocios durante la edad media. El clero también vivió allí durante este período, donde hay varias iglesias incluyendo a Temple Church y St. Bride´s. Fleet Street se hizo conocida por sus imprentas al comienzo del siglo 16. Gran parte de la industria se mudó en los 80 pero algunos edificios de periódicos se conservan.
Calais /ˈkæleɪ/ es una ciudad en el norte de Francia. La población en el área metropolitana en 2010 era de 126.395. Desde Calais se puede ver el estrecho de Dover, el punto más angosto del Canal Inglés, que tiene aquí 34 km. de ancho.
Artículos relacionados

Si te interesa invertir en Latino América, vendo la casa de mis bisabuelos, en el corazón de Salta, Argentina, con 11 habitaciones y 374 metros cuadrados. Para comunicarte al 0387-4249159