Racismo en Estados Unidos

No pienso viajar allí, gracias


Cuando Richard Wright escribió su Native Son, muchas de las experiencias de aquellos negros discriminados de todo Estados Unidos aparecieron de repente. Investigamos un poquito el racismo en Estados Unidos y pusimos un pequeño comentario al final.

El racismo y la discriminación étnica en Estados Unidos han sido un tema mayor desde la época colonial. Los derechos legal o socialmente sancionados que se dieron a los blancos no se garantizaron para los nativos, africanos, asiáticos, hispanos y latino americanos. A los americanos europeos (principalmente protestantes anglo-sajones blancos) se les dieron privilegios exclusivos en materia de educación, inmigración, derechos de votos, ciudadanía, adquisición de tierras y procedimientos criminales sobre períodos de tiempo que abarcaban desde el siglo 17 hasta la década de 1960. Sin embargo, otros inmigrantes no protestantes de Europa, particularmente gente de Irlanda, Polonia e Italia, sufrieron exclusión xenofóbica y otras formas  de discriminación en la sociedad americana y no fueron considerados completamente blancos. Además, los americanos de Oriente Medio, como los judíos y los árabes se han enfrentado a una permanente discriminación en los Estados Unidos. Los asiáticos del este y del sur han enfrentado un racismo similar en Norteamérica. La discriminación racial fue prohibida a mediados del siglo 20 y llegó a ser percibida como moralmente inaceptable así como socialmente repugnante.
Las mayores instituciones racialmente estructuras incluyeron la esclavitud, segregación, las guerras indias, las reservaciones, las escuelas para nativos, las leyes de inmigración y naturalización y los campos de concentración (internment camps)
“La discriminación en Estados Unidos se extiende a todos los aspectos de las comunidades de color” (U.S. Human Rights Network). Mientras las opiniones de los americanos promedio han cambiado en las últimas décadas, algunas encuestas han encontrado que aún muchos sectores de la sociedad norteamericana admite tener puntos discriminatorios, uno de cada diez admitió tener prejuicios contra los hispanos y los latino americanos.
White door, Coloured door
White door, Coloured door


Desde aquí
Viví muchos años en Santa Cruz de la Sierra y allí la gente por motivos económicos decidía viajar a España para trabajar, mandar plata de vuelta a casa, y juntar dinero para volver y poner algún negocio. Tampoco es que volvían millonarios, pero aparentemente servía para salir del mal momento. Muchos otros viajaban a otros países, por supuesto, pero el cuento viene por el lado de la madre patria. Resulta que esta persona, que había tenido la experiencia de viajar a España, nos contaba de sus impresiones a un grupo que se formaba para charlar y comentar las últimas novedades en la sobremesa después de comer. Para él la experiencia resultó buena y mala. Buena porque pudo juntar algunos pesitos y hacer una diferencia y mala porque tuvo que aguantar cosas que en su país hubiera sido impensable. Cuando trabajaba en una frutería, supongo que habrá fruterías en España, una clienta no quiso aceptar la fruta que le ofrecía porque “su mano era demasiada negra y le daba asco”… Sin comentarios.
Sí creo que hay que comentar que muchas veces nosotros mismos nos discriminamos, es como que admiramos lo de afuera y pensamos que lo nuestro es malo, no sirve y tiene que ser inferior porque… es nuestro. Si somos morochitos y nuestra piel no es tan blanca, tampoco es necesario teñirse para blanquearse la piel o ponerse rubio, para aparentar algo que no somos.

Artículos relacionados
Fuentes

La vida de Toni Morrison, y su motivación para escribir, en un artículo muy interesante.