Mis Hijos ya Están Grande

¡Auxilio!   

Donde Alec y Kim discuten sobre el presente de sus hijos, la necesidad de abrirse a los hijos y el discurso de Sally Field en Hollywood apoyando las diferencias en los hijos.

Alec prendió el cigarrillo y estaba por hablar cuando vio la cara de su mujer, Kim, frente a él, entre pícara y preocupada. Tenía algo que decirle.
- Kim: Antes que venga Mary (nuestra hija), tengo algo que contarte. Estaba acomodando los libros en el cuarto de Jim (nuestro hijo) cuando encontré un preservativo.
Alec: Bueno, no es para tanto. Ya tiene 17 años y es mejor que este prevenido.
- Kim: No es eso, Alec. Lo que quisiera es que estés más con él, que conversés de cosas de hombres ahora que está grande, que tengás más confianza para hablar de sexo.
Alec apoyó su espalda en el sillón y pensó en lo rápido que habían pasado los años. Le pareció que había sido ayer cuando llevaba a Jim, de 5 años, de la mano al jardín, con su mochila de Tortuga Ninja de peluche en la espalda.


Así como Alec Baldwin y Kim Bassinger (nada que ver con las estrellas de Hollywood) en la pequeña historia anterior, en la realidad los padres nos preguntamos si lo estamos haciendo bien con nuestros hijos ya adultos. Ya han dejado la adolescencia atrás y van y vienen sin darnos demasiada pelota.
¿Le habré hablado lo suficiente de la vida?
¿Por qué no se mostrará más abierto conmigo?
¿Sabrá que lo quiero y que no quiero que meta la pata? (que estudie primero y se case después, por ejemplo).
En definitiva, y para no decir tanto, que entienda que lo quiero tal y como es, y que lo querré siempre, sea bombero, astronauta o transformista.

En el siguiente video Sally Field, importante actriz de Hollywood, se para frente a todos para decir que es necesario apoyar a nuestros hijos:

Sally Field Speaks about her Gay Son:


Sally Field acepta un premio y urge a la gente a apoyar la campaña en contra de líderes religiosos que, en EEUU, quieren negar sus servicios a homosexuales:

- A Sam le fue dado colores y una percepción profunda que sus hermanos mayores no tienen. Tiene una naturaleza amable y es un regalo. La naturaleza hizo a Sam, no fue su elección. El siempre fue Sam, glorioso, inteligente, divertido, dulce Sam. Y finalmente a los 20, mucho después que les sacara la mierda a sus hermanos en tenis, y supiera tanto de básquet como cualquiera, a los 20 fue capaz de levantarse y decir: soy gay. Nunca hablé de esto antes, es asunto de Sam. Pero estoy aquí por dos razones, hay tantos chicos que pelean por entender su sexualidad, con padres que no los entienden, con padres que encuentran aceptable echarlos de sus hogares, y encuentro que esto es inaceptable. Es tiempo que estos padres escuchen y aprendan de estas personas a las que trajeron a este mundo, sus hijos, y estos chicos tienen algo importante que enseñarle a sus padres. Los invito a escucharlos. Y luego, les agradezco por este premio., pero más que nada quiero agradecer a todos aquellos que fueron valientes e hicieron posible este cambio, que pelearon por los derechos humanos que mi Sam y las generaciones que sigan van a agradecer. Él no tiene que pretender ser otra cosa que lo que es. Él no tiene que abandonar sus sueños y su futuro, no tiene que sentirse avergonzado. Ustedes han peleado por él como si fueran uno de sus padres. Han cambiando y están cambiando la vida de chicos que en un momento de sus vidas se dan cuenta que son diferentes a sus hermanos y hermanas, y ¡qué carajos importa!

Artículo relacionado