Los dibujos

Para los que gustan de la fantasía y piensan que todavía hay esperanzas en un mundo materialista como el actual, aquí algunos párrafos de “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry…

Una vez, cuando tenía seis años vi una magnífica imagen en un libro, llamado Historias verdaderas de la naturaleza, acerca del bosque virgen. Era una foto de una boa constrictor en el acto de tragar un animal. Aquí está una copia del dibujo.
boa
boa
En el libro, decía: "La boa constrictor traga a su presa entera, sin masticarla. Después de esto son incapaces de moverse, y duermen durante los seis meses que se necesitan para la digestión.".
Medité profundamente, entonces, sobre las aventuras de la selva. Y después de un poco de trabajo con un lápiz de color logré hacer mi primer dibujo. Mi dibujo número uno. Se veía así:
dibujo 1
dibujo 1
Mostré mi obra maestra a los adultos, y les pregunté si el dibujo les asustaba.
Pero ellos respondieron: "Asustar ¿Por qué alguien se asustaría con un sombrero?"

Mi dibujo no era una imagen de un sombrero. Era una foto de una boa constrictor digiriendo un elefante. Pero ya que los adultos no eran capaces de entenderlo, hice otro dibujo: dibujé el interior de la boa constrictor, de modo que los adultos podían ver con claridad. Ellos siempre necesitan tener cosas explicadas. Mi dibujo número dos se veía así:
dibujo 2
dibujo 2

La respuesta de los adultos, esta vez, fue el consejo de dejar a un lado mis dibujos de serpientes boas, ya sea desde el interior o el exterior, y dedicarme a la geografía, la historia, la aritmética y gramática. Por eso, a la edad de seis años, abandoné lo que podría haber sido una magnífica carrera de pintor. Me habían desalentado por el fracaso de mi dibujo número uno y mi dibujo número dos. Los adultos nunca entienden nada por sí mismos, y es agotador para los niños estar siempre explicándoles las cosas… (De “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry, capítulo 1)

El principito                                                         
La primera publicación en ingles fue en 1943. La edición en francés apareció en 1946.
“Detrás del estilo perfeccionista de Saint-Exupéry hay un proceso laborioso de edición y re-escritura que reducía los borradores originales a un tercio de su extensión.” Paul Webster, biógrafo.
Artículo relacionado
De la web

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus mensajes, comentarios o críticas. Serán bienvenidos