Novelas de guerra



Las novelas referidas a la guerra han sido siempre temas de grandes escritores. Algunas de ellas han sido plasmadas a través de algunos párrafos, resúmenes o comentarios a lo largo de los años. Veamos:

War and Peace es una novela del autor ruso León Tolstoi, considerada una obra central de la literatura y una de las mejores del autor. Cuenta la historia de la invasión francesa a Rusia y el impacto de la era napoleónica en la sociedad zarista, a través de las historias de cinco familias aristocráticas rusas.
“Well, Prince, so Genoa and Lucca are now just family estates of the Buonapartes. But I warn you, if you don’t tell me that this means war, if you still try to defend the infamies and horrors perpetrated by that Antichrist—I really believe he is Antichrist—I will have nothing more to do with you and you are no longer my friend, no longer my ‘faithful slave,’ as you call yourself! But how do you do? I see I have frightened you—sit down and tell me all the news.”…


Slaughterhouse-Five (1969) es una novela de Kurt Vonnegut, considerada un clásico de la literatura inglesa. Es una novela sobre la Segunda Guerra Mundial con viajes en el tiempo.
Billy Pilgrim es capturado en combate en la Segunda Guerra Mundial. El hecho de que Billy casi muera es el resultado de una serie de eventos. Antes de que los alemanes capturen a Billy este se encuentra con Roland Weary, quien lo critica por su falta de entusiasmo por la guerra. Cuando Weary es capturado los alemanes le confiscan todo, dándole zapatos de madera. Weary morirá de gangrena causada por los zapatos, en Luxemburgo. Al morir, en un vagón lleno de prisioneros, Weary convence a otro soldado que Billy es el culpable. Este jura vengar la muerte de Weary…

Erich Maria Remarque es un hombre que lo ha visto todo: estuvo en la guerra, escapó de los Nazis, buscó refugio en los Estados Unidos, y ha escrito magníficos libros. Esta vez  presentamos All Quiet on the Western Front
This book is to be neither an accusation nor a confession, and least of all an adventure, for death is not an adventure to those who stand face to face with it. It will try simply to tell of a generation of men who, even though they may have escaped (its) shells, were destroyed by the war.
We are at rest five miles behind the front. Yesterday we were relieved, and now our bellies are full of beef and haricot beans…

La clásica novela de Margaret Mitchell, Gone with the Wind. En esta introducción Scarlett y los mellizos Tarleton comparten algunos momentos en Tara …
Scarlett O'Hara was not beautiful, but men seldom realized it when caught by her charm as the Tarleton twins were.  In her face were too sharply blended the delicate features of her mother, a Coast aristocrat of French descent, and the heavy ones of her florid Irish father.  But it was an arresting face, pointed of chin, square of jaw.  Her eyes were pale green without a touch of hazel, starred with bristly black lashes and slightly tilted at the ends. Above them, her thick black brows slanted upward, cutting a startling oblique line in her magnolia-white skin--that skin so prized by Southern women and so carefully guarded with bonnets, veils and mittens against hot Georgia suns…

El capítulo uno de Doctor Zhivago, de Boris Pasternak, resumido a continuación con algunos párrafos en inglés.
El niño, Yura, llora en la tumba de su madre. Habían viajado varias veces a Europa para tratar de curarla, pero había sido en vano. Recuerda las veces que se mencionara su apellido, Zhivago, el de los ricos, el de las propiedades, el del lujo. Ahora era pobre. Su padre había dilapidado la fortuna de la familia y no habían querido decirle que los había abandonado, siempre estaba de viaje, siempre lejos de la familia...

Dos sargentos desobedecen las órdenes y el oficial les dispara. Nadie cuestiona esa acción y siguen como si nada grave hubiera pasado. Muertos por sus propios camaradas. Lo absurdo de la guerra. Del clásico de la literatura inglesa Adiós a las Armas, de Ernest Hemingway
Los dos ingenieros ya estaban en el asiento junto a Bonello. Las chicas comían queso y manzanas. Aymo estaba fumando. Empezamos a andar por el estrecho camino. Miré de nuevo a los dos coches que venían y a la granja. Era una linda casa de piedra sólida, baja y el hierro del pozo era muy bueno. Delante de nosotros el camino era estrecho y lleno de barro y había arbustos altos a cada lado. Detrás, los coches estaban siguiéndonos de cerca…

Los soldados esperan entran en acción en cualquier momento, aunque los días pasan rutinariamente. Del clásico The Red Badge of Courage de Stephen Crane
The cold passed reluctantly from the earth, and the retiring fogs revealed an army stretched out on the hills, resting. As the landscape changed from brown to green, the army awakened, and began to tremble with eagerness at the noise of rumors. It cast its eyes upon the roads, which were growing from long channels of liquid mud to proper thoroughfares. A river, amber-tinted in the shadow of its banks, flowed at the army's feet; and at night, when the stream had become of a sorrowful blackness, one could see across it the red, eyelike gleam of hostile camp-fires set in the low tops of distant hills…

Es el momento del tronar de los cañones. Napoleón manda en Europa y los españoles se defienden como pueden. Un testigo del combate de Bailén detalla el encuentro entre carne y cañón en la locura de la guerra, en algunos párrafos de Bailén de Benito Pérez Galdós.
… Eran las seis de la mañana y el calor principiaba a dejarse sentir con mucha fuerza. Sentíamos ya en las espaldas aquel fuego que más tarde había de hacernos el efecto de tener por medula espinal una barra de metal fundido. No habíamos probado cosa alguna desde la noche anterior, y una parte del ejército ni aun en la noche anterior había comido nada. Pero este malestar era insignificante comparado con otro que desde la mañana principió a atormentarnos: la sed, que todo lo destruye, alma y cuerpo, infundiendo una rabia inútil para la guerra, porque no se sacia matando. Es verdad que de Bailén salían en bandadas multitud de mujeres con cántaros de agua para refrescarnos…

A pesar de lo mucho que pueda gustarnos las novelas de guerras esperemos estar lejos de tales situaciones.