Sin delivery



Y comprando comida en don Cruz

Recuerdos de un restaurancito en Salta, del “delivery”, y de don Cruz, en la década del ´70. Vocabulario: cómo digo milanesas, lampreado y vianda en inglés…

Nada como una pizza ordenada del “delivery” y lista para comer, después de calentar un poco en el microonda. Poco para lavar, después, y tiempo para dedicarlo a cosas importantes como… ver a Rial y sus chismes por TV, leer Paparazzi o escuchar a la Mona Giménez... bueno, no será tan importante, pero es lo que quiero hacer, y punto.

No quiero comprar la harina y amasar por media hora para preparar los bollitos, ponerlos a reposar por media hora más, estirarlos y cocinarlos a fuego fuerte en el horno. Preparar la salsa y el queso cremoso para poner sobre la pre pizza y decorarla con aceitunas y ají. Nuestras abuelas hicieron eso, y antes, nuestras tatarabuelas. Estamos en el siglo 21, a punto de mandar gente a marte. ¿Para qué seguir con lo mismo?

Cuando era chica el tema del “delivery”, reparto a domicilio, no estaba tan aceitado, o más bien no existía. Tenías que ir al restaurante de tu elección, por lo general cerca de casa, con la vianda para que te pongan allí la comida, ordenarla, pagarla y esperar que te sirvan, al menos 15 minutos. Eso seguro.
dinner pail
dinner pail
En mi caso recuerdo a don Cruz, en la esquina Santa Fe y Alvarado, en Salta. Don Cruz tenía un menú fijo que oscilaba entre milanesas fritas o pollo al horno o lampreado con papas fritas o ensalada. Las papas eran cortadas a lo bruto, grandes, y por lo general salían crudas.
Los comensales no eran muchos, trabajadores callejeros o ancianos con poco que hacer, poblaban las tres o cuatro mesas del salón. Uno que otro comensal pedía un pingüino con vino blanco o tinto que saboreaba con lentitud.
Ahora, los dueños de la posada eran enormes, gordos, bien rellenos, con carnes para todos los lados, que hablaban del buen comer y beber, sin tacañerías ni dietas de la luna ni nada por el estilo. Don Cruz era un enorme criollo, bonachón, que atendía tras un mostrador que se asemejaba a una mesita de jardín frente a él. La señora no era tan grande ni impresionante en su contextura, aunque sí se notaba que hacía honores a la cocina del lugar. El hijo de don Cruz había heredado la contextura del padre y también era muy grande.
Cuando me servían estas porciones las veía inmensas y llenas de grasa y no me gustaban mucho. Pero no había alternativa, no había nadie que cocine o que pregunte si quería otra cosa.
No teníamos este bendito “delivery” que ahora nos salva tanto y nos garantiza que podamos leer algún chimento en la revista de moda sin temor a que se nos haga tarde. Adiós a la cocina.

Vocabulario
Vianda: dinner pail.
Milanesas: schnitzels, Wiener Schnitzels, cutlets.
A schnitzel is meat, usually thinned by pounding with a meat tenderizer, that is fried in some kind of oil or fat. The term is most commonly used to refer to meats coated with flour, beaten eggs and bread crumbs, and then fried, but some variants such as Walliser Schnitzel are not breaded. Originating in Austria, the breaded schnitzel is popular in many countries and made using either veal, mutton, chicken, beef, turkey, reindeer, or pork. It is very similar to the French dish escalope.
Lampreado: lampreado 
Artículos relacionados
Cocina ecléctica, Balas del general.

De la web
Cocina ecléctica, de Juana M. Gorriti

Si tenés entre 1 y 100 años ya podés aprender inglés con nosotros. Con los clásicos de la literatura, audios de hablantes nativos y programas adaptados a las necesidades del alumno. Teléfonos 4719604-155723965