Typee




Typee /táipi/: A Peep at Polynesian Life es el primer libro del norteamericano Herman Melville, publicado en 1846. Es considerado un clásico de la literatura de viajes y aventuras, y está basado en las experiencias del autor en las islas Marquesas.

¡Seis meses en el mar! Así es, lector, mientras respiro, seis meses lejos de la vista de tierra. Persiguiendo un cachalote bajo el abrazador sol del Ecuador y empujados por las olas del inmenso Pacífico. El cielo arriba, el mar alrededor, y ¡nada más! Hace semanas que nuestras provisiones estaban agotadas. No hay ni siquiera un camote. Ni siquiera una papa. ¡Esas gloriosas pencas de bananas que alguna vez decoraron nuestra popa y cubierta, han desaparecido! ¡Y las deliciosas naranjas que colgaban suspendidas de nuestros mástiles también se han ido! Sí, todo eso ha desaparecido y no hay nada más que carne salada y galletas. ¡Oh, ustedes marineros de lujo, que hacen tanto lío por un pasaje de catorce días a través del Atlántico! Qué tan patéticamente relatan las privaciones del mar, donde, después de un día de desayuno, almuerzo, comidas de cinco partes, conversaciones, juego de cartas, y el beber champagne, fue tu mala suerte el ser encerrado en pequeños gabinetes de caoba y arce y dormir por diez horas, con nada que los moleste excepto por los gritos de arriba. ¿Qué dirías de nuestro viaje de seis meses sin ver tierra?

¡Oh, qué no daríamos por un refrescante vistazo al filo de una hierba, por oler la fragancia de un puñado de tierra! ¿No hay nada fresco alrededor nuestro? ¿No hay nada verde para ver? Sí, el interior de nuestro barco está pintado de verde, pero que vil y enfermizo tono, como si nada que tuviera el parecido a la verdura podría florecer de éste cansado lado de la tierra. Aún la corteza que alguna vez se aferraba a la madera que usamos de combustible ha sido roída y devorada por el cerdo del capitán y hace tanto tiempo, también que el cerdo mismo ha sido a su turno devorado.
Hay solo un solitario habitante en el gallinero, una vez alegre y elegante joven gallo, que se paseaba bravamente entre las evasivas gallinas.
Pero véanlo a él ahora. Allí está, abatido todo el día en esa eterna sola pierna de él. Se aleja con asco del enmohecido maíz en frente de él y de la salada agua en su pequeña vasija. Lamenta sin duda a sus compañeras perdidas, literalmente robadas de él una por una, y nunca vistas de nuevo. Pero sus días de agonía serán pocos según me cuenta Mungo, nuestro negro cocinero, ya que los días del pobre Pedro están contados. Su flaco cuerpo será exhibido en la mesa del capitán el próximo domingo, y antes de que llegue la noche será enterrado con las ceremonias usuales. ¿Quién podría creer que haya alguien tan malo como para rogar por la decapitación del pobre Pedro? Sin embargo, los marineros ruegan cada minuto, egoístas, que la miserable ave llegue a su fin. Dicen que el capitán jamás se dirigirá a tierra mientras tenga un pedazo de carne fresca. Esta pobre ave puede proveer esto y una vez que el capitán la devore volverá a sus sentidos. No te deseo ningún daño, Pedro, pero como estás condenado, más tarde o más temprano, a compartir el destino de todos los de tu raza y como tu final será el comienzo de nuestra liberación, deseo que tu cuello sea cortado ahora mismo. ¡Oh, como deseo ver la tierra de nuevo! El viejo barco también quiere ver la tierra una vez más y Jack Lewis dijo bien el otro día cuando el capitán llamó su atención.
—Usted sabe, capitán Vangs —dice el audaz Jack —soy tan buen timonel como cualquiera. Pero nadie puede guiar a esta vieja dama ahora. No la podemos hacer navegar a toda velocidad, señor. La observo y si queremos obligarla a trabajar no va a obedecer. Y todo porque sabe que la tierra está cerca, señor, y no va a navegar más.
—Así es, ¿y por qué debería hacerlo, Jack? ¿No han crecido cada uno de sus maderos en tierra firma, y no tiene sensibilidad?... (Typee, de Herman Melville. Traducción propia)

bulwark
bulwark
Para saber
The Marquesas Islands /mɑːrˈkeɪsəs/ son un grupo de islas volcánicas en la Polinesia Francesa. El punto más alto es el pico Oave, a 1.230 m. sobre el nivel del mar. De acuerdo al censo de 2012 la población alcanza las 9.264 personas. El francés y el tahitiano son los dos únicos idiomas oficiales, aunque los lenguajes nativos permanecen como los medios de comunicación primarios entre los nativos de éste archipiélago.
Publicación
Typee fue publicada en Londres primero y después en Nueva York. Melville quitó referencias críticas a los misioneros y a la cristiandad de la edición americana, a pedido del editor.
Antes de la publicación de Typee el editor le pidió a Melville que quite una oración. En una escena donde el Dolly es abordado por jóvenes mujeres de Nukuheva, Melville originalmente escribió:
    Our ship was now given up to every species of riot and debauchery. Not the feeblest barrier was interposed between the unholy passions of the crew and their unlimited gratification.
La segunda oración fue quitada de la versión final.
Fuentes
Typee, para leer la obra en inglés en Project Gutenberg.
Typee, para leer más información sobre la novela en Wikipedia.
Typee, la pronunciación de las palabras en inglés en howtopronounce.
Marquesas Islands, Wikipedia.

Para leer un cuento de Salta, sobre casas coloniales: El tesoro