Harold Robbins

El proceso de escribir


La esposa del escritor Harold Robbins cuenta sobre cómo escribía el autor. ¿Y qué es bookies' runner?

Harold comenzaba desde la página 1 y continuaba. Él nunca hacía un plan, Simon and Schuster solía pedirle un plan pero él no podía hacerlo. Trataba pero no podía hacerlo. Les daba una oración. Recuerdo el primer libro con el que trabajé, Descent from Xanadu.  Él les dijo a la editorial “esta es la historia de un hombre que quiere vivir por siempre.” Y eso fue todo y consiguió su cheque. Esos personajes estaban haciendo cosas que ni siquiera él entendía y no lo hubiera creído si no lo hubiera visto trabajar. Y ellos hablaban y decían cosas, todo en su cabeza. Y el siempre escribía con dos dedos. Y sea lo que fuera que aquellos personajes dijeran, él estaba escuchando y estaba escribiendo. Escribía en su máquina y decía “no esperaba esto” y me pasaba las hojas. Permitía que su imaginación volara y era un asombroso proceso para ver.



Harold Robbins (1916 – 1997) fue un autor norteamericano de novelas populares. Uno de los más grandes vendedores de todos los tiempos, escribió más de 25 best-sellers, vendiendo más de 750 millones de copias en 32 idiomas.
Nació como Harold Rubin en la ciudad de Nueva York. Afirmó haber nacido como judío huérfano, criado en un hogar de niños católicos, mientras que en realidad fue hijo de educados inmigrantes ruso polacos.
Robbins abandonó la escuela secundaria a finales de 1920 para trabajar en una variedad de oficios incluyendo chico de mandados, corredor de apuestas y empleado de inventarios.

… Robbins dropped out of high school in the late 1920s to work in a variety of jobs including errand boy, bookies' runner…

Su primer libro fue Never Love a Stranger (1948).
Entre sus mejores trabajos se encuentra The Carpetbaggers. Esta novela lleva al lector de Nueva York a California, de la prosperidad de la industria de la aeronáutica al glamour de Hollywood.

Vocabulario
bookies' runner: (horseracing) bookmaker's assistant engaged in collecting prices and laying off bets with other bookmakers, etc. (Australian slang)

Never love a stranger
Mrs. Cozzolina tasted the soup. It was rich and thick, tomatoey and with the right touch of garlic. She smacked her lips—it was good. With a sigh she turned back to the table where she had been stuffing ravioli with shredded chicken. It had been a long, hot June day but now it was beginning to grow damp. The sky outside had grown darker and she had had to turn on the light of the kitchen.
“These American girls”, she was thinking as her pudgy fingers lightly shaped the dough… (Never love a stranger, by Harold Robbins)

De la web
Harold Robbins, Internet Archive

Fuentes
Harold Robbins, Wikipedia

Un recomendado, para leer de entre los clásicos: Los dioses tienen sed de Anatole France.