RJ Palacio, ¿quién es?

“Vivo en la ciudad de Nueva York con mi marido, mis dos hijos y dos perros. Durante muchos años, fui directora de arte y diseñadora de solapas de libros. He diseñado portadas de infinidad de escritores conocidos y no tanto, de todos los géneros de ficción y no ficción. Siempre quise escribir. Estuve  esperando el momento perfecto en mi vida para empezar a escribir, pero después de más de veinte años diseñando cubiertas de libros para otras personas, me di cuenta de que el momento perfecto nunca se presenta realmente. Así que decidí empezar, así como así. Wonder es mi primera novela. Y no, no diseñé la portada, pero estoy segura que me encanta.” (RJ Palacio, sobre ella misma) 

Algunas preguntas que la autora responde:

¿Qué te llevó a escribir Wonder?
Hace unos años, mientras mi hijo mayor compraba unos helados, nos sentamos mi hijo menor y yo, que en aquella época tenía tres años, en una  banca fuera del local de venta. Al lado nuestro se sentaba una niña con su mamá. La niña tenía un severo problema en su cara. Cuando mi hijo la vio se puso a llorar. Para evitar incomodarlas traté de llevar a mi hijo lejos provocando que chocáramos con mi hijo mayor, derramara los helados, y todo se convirtiera en una especie de escándalo, que era lo que trataba de evitar. La mamá se levantó y se llevó a su niña.

En la noche mientras pensaba en ese hecho me di cuenta que pude haber aprovechado la ocasión para enseñarle a mi hijo una lección. Podría haber conversado con la mamá de la niña y dejar llorar a mi hijo, los chicos siempre lloran. Le habría enseñado a tomar las cosas con naturalidad. No solucionar todo con el no mirar, que tal vez no sea lo correcto.
A la vez esa noche escuché la canción de Natalie Merchant, Wonder, y la letra me llegó. Comencé a escribir Wonder aquella noche.

¿Qué investigación hiciste sobre la condición médica de Auggie?
Investigué algunas semanas sobre genética, especialmente anomalías crano faciales en niños. Decidí no ser muy específico sobre la enfermedad de Auggie en el libro pero en mi mente él sufre el síndrome de Treacher-Collins y algunos otros enfermedades que lo convierten en una maravilla para la ciencia.

¿Por qué empleás diferentes puntos de vista?
Al comenzar a escribir la historia no sabía que emplearía esta técnica. La idea era hablar desde el punto de vista de Auggie pero después se me ocurrió pensar acerca de Via. ¿Qué estaba pasando en su vida? También se me ocurrió que debía dejar hablar a Summer, por su empecinamiento en sentarse al lado de Auggie a la hora del almuerzo, y sobre la traición de Jack.
Entonces me decidí por usar diferentes puntos de vista. Uno de mis libros favoritos es As I Lay Dying de William Faulkner. Faulkner hace esto. Debía tener cuidado porque a) no soy Faulkner y b) a veces los personajes se desvían tanto de la historia que aparecen desprendidos. Es como que adquieren vida propia.
Me concentré en que al contar la historia desde un punto de vista diferente cada una de ellas aumentara algo a la historia principal, la historia de Auggie.

¿Tenés algún consejo para los escritores que están empezando?
Lo resumiría en un precepto que anoté cuando era adolescente. Es de The Agony and the Ecstasy: “La guía más perfecta es la naturaleza. Continúa sin cesar de dibujar algo todos los días.” Reemplazá dibujar por escribir y ese sería mi consejo. Escribí. No esperés el momento perfecto. Usualmente el momento perfecto no existe.

¿Cuáles fueron tus libros favoritos?
El primero que recuerdo es D´aulaire´s Book of Greek Myths. Después vinieron Mythology de Edith Hamilton y The Illiad de WHD Rouse. Luego los libros para pre adolescentes Mujercitas y todo de Judy Blume. Como adolescente consumí Shogun y Centennial, Hawaii, The Thorn Birds. Un verano fue The Lord of the Rings y todos los Dunne. Y, al igual que Via, Guerra y Paz cuando tenía quince.

Artículos relacionados


Estamos en el 0387-4249159. 4400 Salta. Argentina